El aeropuerto de Zaragoza supera al de Barcelona en vuelos de carga

El aeropuerto de Zaragoza supera al de Barcelona en vuelos de carga

Inditex, Mercadona y otras grandes compañías disparan el tráfico de mercancías en la capital de Aragón

El incremento constante del número de pasajeros que registra el aeropuerto de El Prat tiene su contrapeso: el tráfico de mercancías. Barcelona cede frente a Zaragoza. La infraestructura aragonesa superó durante el mes de febrero el volumen de tráfico de carga que se registró en las pistas de El Prat. La fuerte actividad que tienen empresas como Inditex o Mercadona aúpan al aeropuerto situado en Garrapinillos hasta el segundo lugar del ránking, por detrás de Madrid.

Pese al avance del aeródromo zaragozano, en el que AENA invierte 26 millones de euros, El Prat tampoco quiere quedarse atrás y sigue presentando sus instalaciones de carga aérea como un potente foco “industrial y de consumo”. En una superficie de casi 40 hectáreas operan un centenar de empresas que intervienen en la cadena logística del transporte aéreo de mercancías desde la capital catalana.

El año pasado se despacharon más de 156.000 toneladas de carga, un incremento interanual del 14,9%. Solo Madrid-Barajas superó entonces a Barcelona. Los datos relativos al arranque de 2018 han mantenido la distancia de El Prat con el aeropuerto madrileño pero, además, han propiciado que el aeropuerto de Zaragoza adelante al catalán en la disputa por el segundo lugar de la tabla. No es la primera vez que pasa pero sí es inhabitual que suceda en esta época del año.

Los meses fuertes de Zaragoza acostumbran a ser en verano, justo cuando Barcelona nota una ralentización de su actividad de carga, y un fuerte repunte de su tráfico de pasajeros. El volumen de mercancías movidas desde la pista de Garrapinillos durante el mes de febrero representa un incremento del 38,1% con respecto al mismo mes del año pasado. El crecimiento, casi cuatro veces mayor al incremento registrado en El Prat, va más allá de la anécdota y posiciona a las instalaciones aragonesas como un fuerte aspirante a romper la dualidad Madrid-Barcelona. Si bien su tráfico de pasajeros es escaso, cerró 2017 en el puesto 28 de la red de AENA por volumen de viajeros, el aeropuerto maño ha sido tradicionalmente un emplazamiento carguero. Presume de tener una situación estratégica privilegiada: en un radio de 300 kilómetros se encuentran los principales focos económicos e industriales de la península, Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, y del sur de Francia.

La fuerza de Inditex

Los productos textiles suponen un porcentaje mayoritario, hasta el 90%, de los movimientos que se registran en Zaragoza. La razón está en el gran complejo logístico que Inditex tiene en la zona. Son 200.000 metros cuadrados de nave y una plantilla de 1.100 personas para despachar a tiendas de todo el mundo más de 320 millones de prendas al año. Inditex es el actor principal del aeropuerto, pero no está solo. Mercadona también aprovecha la pista zaragozana para proveerse del pescado que le llega de Suráfrica y que trata en las instalaciones de la antigua Caladero, la empresa que fuera líder en la comercialización de pescado y marisco fresco hasta ser absorbida por la compañía de Juan Roig. La planta de Opel en Figueruelas también contribuye a aportar movimiento al aeropuerto de Zaragoza, así como el complejo logístico de BSH, el mayor fabricante de electrodomésticos en Europa. También la multinacional deportiva Decathlon situó ahí un importante centro operativo para abastecer a sus tiendas del sur de Europa.

Aena despliega en Zaragoza un plan de inversiones de 26 millones de euros para dar fluidez a los envíos internacionales. La actuación de mayor calado es la ampliación de casi un 40% de la plataforma de estacionamiento de aeronaves así como la construcción de otra terminal de carga.

Fuente: elpais.com

2018-06-04T14:13:35+00:00